Amado Clínica Pediátrica

¡Cuidado con las pantallas antes de los dos años!

¿Es peligroso exponer a los niños a pantallas antes de los dos años? Después de un largo día, llegas a casa y tu hijo reclama atención, entonces le prestas tu tablet o le enciendes la televisión para mantenerlo entretenido y tú poder descansar, o bien es la hora de la comida y le pones un vídeo en tu móvil para que esté tranquilo mientras intentas darle de comer.

Muchos os sentiréis identificados con esta situación, y es que es indudable que las pantallas están cobrando cada vez un mayor protagonismo dentro de nuestras casas. Pero, ¿cuáles pueden ser las consecuencias de esto?

Se sabe que, durante los 2 primeros años de vida, el cerebro tiene una gran capacidad de adaptación en función de las experiencias familiares y sociales, que determinan el desarrollo de los niños. 

Recientemente, se ha comenzado a investigar sobre la posibilidad de una asociación entre la exposición a pantallas electrónicas en niños menores de 2 años y el desarrollo de síntomas de Trastorno del Espectro Autista (como dificultades en la interacción y comunicación sociales o comportamientos repetitivos y actividades e intereses restringidos), y se ha confirmado que aquellos niños que hacen un mayor uso de pantallas presentan con frecuencia síntomas similares al TEA.

Además, también se ha demostrado que empeora los síntomas de autismo en niños diagnosticados de TEA y que interfiere en su progreso con las terapias.

Por suerte, se ha observado que estos síntomas mejoran al retirar totalmente la exposición a pantallas y aumentar la interacción entre padres e hijos, pero para evitar desde un principio este mal trago, os dejamos por aquí algunas recomendaciones:

  • Evitar el uso de pantallas en menores de 2 años (salvo videollamadas con familiares).
  • De 2 a 5 años, limitar el uso de pantallas a 1h diaria, con programas de alta calidad y acompañando al niño para ayudarle a entender lo que ve.
  • Evitar usar pantallas como la única forma de calmar al niño.
  • Evitar usar pantallas en las habitaciones, durante las comidas o momentos de juego, y antes de irse a dormir.
  • ¡Jugar, leer y hablar mucho con los niños!
¿Quieres compartir este artículo?