Amado Clínica Pediátrica

“Lleva con catarro desde hace meses…” ¿Es catarro o rinitis?

Los catarros o infecciones de vías respiratorias altas (IVRA) son muy frecuentes en pediatría.

Los niños entran en contacto por primera vez con múltiples agentes infecciosos, especialmente los que causan IVRA. El hecho de acudir a guarderías favorece mucho este contagio. Es habitual que un niño de entre 6 y 36 meses pueda tener entre 5 y 10 procesos infecciosos al año.

¿Cuáles son los síntomas habituales? Mocos, tos, malestar general, fiebre, rechazo a comer… Generalmente se resuelven en 5-7 días, tras una pequeña fase de convalecencia (recuperación).  

Pero ¿qué pasa si está siempre con mocos? Hay otro tipo de problemas médicos que cursan con aumento de la mucosidad, pero que no son debidos a una infección. En este tipo de procesos los niños tienen buen estado general, no tienen malestar, no tienen fiebre… pero los mocos persisten después de días / semanas.

En estos casos hay que plantearse otras posibles causas, y una de ellas es una rinitis. En la rinitis nuestro cuerpo no lucha contra una infección produciendo mocos, sino que identifica algunas partículas presentes en el ambiente como “malas” y produce moco para defenderse de ellas. ¿Qué partículas? Las derivadas de ácaros del polvo, gramíneas, epitelio de animales, e incluso algunos alimentos (leche, huevo y pescado son los principales).

En estos casos estaría indicado realizar pruebas para identificar el alergeno que precipita todo. 

En nuestra clínica realizamos un sencillo test que se llama InmunoCAP Rapid. Con unas gotitas de sangre extraídas del pulpejo del dedo (no es necesario pinchar ninguna vena), tenemos los resultados en 10-15 minutos.

El tratamiento de la rinitis difiere mucho del de un catarro. Tiene un tratamiento específico que suele resolver los síntomas en la mayor parte de los pacientes.

¿Quieres compartir este artículo?