Amado Clínica Pediátrica

¿Verdad o mito?: “Si los mocos son verdes, es que tiene infección”

Dentro de las escalas de valoración de procesos respiratorios, nunca se tiene en cuenta el color de los mocos.

El color de los mocos se ve influido por distintos factores, principalmente el estado de hidratación del niño, pero su color no indica si el proceso es más severo o no.

En cambio sí debes fijarte en:

– Si respira bien o mal: para esto es necesario desvestirlo, si no no vas a apreciar si tiene fatiga.

– Si asocia fiebre.

– Si a pesar de tener mocos y tos “está como siempre” (jugando, contento, etc).

– Si come menos de la mitad de lo que come habitualmente (especialmente importante en el caso de los bebés)

Lo más importante para valorar un proceso respiratorio es la auscultación, especialmente en esta época (bronquiolitis, neumonías, gripes…)

¡Ánimo!

¿Quieres compartir este artículo?