Amado Clínica Pediátrica

¿Se pueden resolver dudas médicas a través de facebook / instagram?

Los médicos cada vez recibimos más consultas de familias a través de Facebook Messenger e Instagram Direct. Este tipo de consultas son totalmente entendibles en el contexto de unos padres que desean soluciones inmediatas para un problema que tiene su hijo.

Vamos a intentar explicar los problemas que existen con estos dos métodos de comunicación:

Problemas de privacidad. En nuestra clínica, facilitamos a nuestros pacientes diferentes vías de comunicación. Entre ellas está whatsapp, que tras la última actualización implementaba el llamado “cifrado de extremo a extremo”. Este cifrado asegura que solo quienes envían y reciben los mensajes puedan leerlos. No hay manera de que los datos personales de pacientes puedan ser interceptados o expuestos, ni siquiera por parte de la compañía. Aunque WhatsApp todavía no cumple con las normas HIPAA (Health Insurance Portability and Accountability Act) que protegen la confidencialidad e integridad de la información de los pacientes, para algunos expertos el servicio satisface tanto o más esa protección, que otras aplicaciones específicas que aseguran respetarlos. En el sistema de Messenger de Facebook el cifrado de extremo a extremo es optativo, y en Direct de Instagram ni siquiera tiene esa opción. No son por el momento dos opciones seguras para el intercambio de información médica.

Falta de información. El grueso de consultas médicas que llegan a través de facebook o instagram son de pacientes que el médico no conoce. Como decimos, es totalmente entendible que unos padres preocupados busquen soluciones de cualquiera manera, pero la mayor parte de las ocasiones el profesional no está en situación de ayudarlos con garantías. No conoce al paciente, no sabe sus antecedentes personales, no puede establecer una comunicación bidireccional… No parece un medio seguro para realizar un acto médico. Ni es seguro para el paciente, ni es seguro para el médico.

No todos los problemas de salud se pueden resolver a distancia. En el caso de procesos respiratorios, fiebre, etc es difícil que el médico pueda realizar un diagnóstico preciso sin auscultar / explorar al niño.

Tiempo limitado. El médico tendría que reservar un tiempo considerable de consulta todos los días para poder contestar adecuadamente todas las peticiones que llegan por estas vías. Esto implicaría recortar las citas presenciales disponibles para sus pacientes.

 

Creemos que es necesario fomentar vías de comunicación entre los padres y el profesional médico, pero siempre exigiendo una seguridad y privacidad adecuadas.

¿Quieres compartir este artículo?